Vegetarianos vs. Yo

Para todos aquellos vegetarianos… veganos… «marcianos»: ante todo, os respeto. De verdad. No hay nada mejor que ser fiel a tus creencias. Pocas cosas realizan más que ser consecuente con tus actos, con tu forma de ver la vida, con tus convicciones. Eso sí, hay una parte de todo esto que no comparto y es «el afán de convertir». De atraer adeptos. De hacer secta. Oye… que a mi me parece bien que no te guste el cordero, que no quieras ver el azúcar ni en la boca de Celia Cruz o que te den alergia los conservantes… Muy bien.Continue Reading…

Hablemos de fútbol…

Una de esas cosas que siempre ha estado bien vista, cada vez es más de minorías. Antes, en cada comida, cada fiesta, cada reunión… se acababa hablando de fútbol. Da igual el número de «anti futboleros/as» que hubiera sentados a la mesa. El fútbol era un tema recurrente. Lleno de pasión. Un camino por el que había que transitar sí o sí. Yo, he sido de esos. El caso es que últimamente como que no «está tan bien visto». Si sólo hablas de fútbol… parece que no sabes de nada más y eso… eso no es cool. El caso esContinue Reading…

Línea 8

Es curioso pero, a estas alturas tenía que estar en Colombia -el país- y estoy pasando por Colombia -la estación de metro- en la línea 8 (dirección aeropuerto… perdón: Canarias). No recordaba el metro de Madrid así. Días antes de irnos a tener “algo que recordar”, me llamaba la atención (y me preocupaba) ver cómo todo el mundo se ponía el mismo uniforme para ir a la oficina. Se ponían «su cara triste de todos los días». Caras que, cabizbajas, se concentraban en la pantalla de un “teléfono inteligente” entre parada y parada. Un año después, las caras tristes queContinue Reading…

¿El mochilero de colores?

Hoy hace justo un año empezaba junto a mi Lara Croft la aventura algoquerecordar o lo que es lo mismo, aquello de cumplir el manido sueño de… (redoble)… dar la vuelta al mundo… undo… undo. Un sueño típicamente utópico que para mi, se había convertido en obsesión después de rumiarlo entre oreja y oreja durante casi 16 años. Un sueño que estuve aplazando una y otra vez. Un sueño al que injustamente, le fui dando patadas cargadas de desdén en forma de excusas «para no dormir». Justo aquel 1 de julio, antes de subirme al avión dirección Beijing, dejé unContinue Reading…

El Señor de negro

En la última agencia de publicidad en la que estuve, me llamaban el Señor de negro. Quiero entender que señor iba con mayúsulas y que «de negro» se debía a que siempre vestía con tonos un poco, digamos… apagados. Es más, hasta me hicieron un dibujo para conmemorar tan alto honor (¡ojo! me hizo mucha ilusión, sobretodo por venir de quien vino). Pero «este cariñoso mote», que también se debe a mi profunda y exclusiva vida interior, mi aislamiento musical y mi poco afición a hablar… me ha dado que pensar. Me ha dado que pensar sobre todo ahora. Hoy.Continue Reading…

El miedo en publicidad

Recuerdo que cuando estalló esto de la crisis en 2007,  pensé «que sería bueno» para el sector publicitario. La calidad de los anuncios estaba decayendo y pensé (oh, pobre iluso) que en tiempos «de escasez» se apostaría por agudizar el ingenio. Al fin y al cabo, sólo hay que ver el salto cualitativo a nivel publicitario que dio Argentina hace 12 años con «su crisis». Pues bien… ¡uauauauaaaaah!. Decepción. Nada de eso. Más bien, todo lo contrario. Antes me gustaba ver los bloques de anuncios más que las películas o las series. Recuerdo con «nostalgia» las peleas entre Audi yContinue Reading…