Es curioso pero, a estas alturas tenía que estar en Colombia -el país- y estoy pasando por Colombia -la estación de metro- en la línea 8 (dirección aeropuerto… perdón: Canarias).

No recordaba el metro de Madrid así. Días antes de irnos a tener “algo que recordar”, me llamaba la atención (y me preocupaba) ver cómo todo el mundo se ponía el mismo uniforme para ir a la oficina. Se ponían «su cara triste de todos los días». Caras que, cabizbajas, se concentraban en la pantalla de un “teléfono inteligente” entre parada y parada. Un año después, las caras tristes que me llevé en la cabeza (contra mi voluntad) a dar la vuelta al mundo han desaparecido (a decir verdad, temía volver a encontrármelas). Aquellas caras han mutado. Han dejado su lugar a inesperadas expresiones de… resignación. Lo pienso y me pregunto si eso es mejor o no. ¿Cómo saberlo? «Si me llevo a la tristeza y a la resignación lejos del metro» para poder encontrar una respuesta… ¿Es peor la tristeza por el amor perdido o que te inunde la resignación al ver que lo pierdes?

Sin llegar a una conclusión que me convenza, no todo es confusión. Observando, observando… miro alrededor y veo que el vagón ya no está lleno de “teléfonos inteligentes entre manos”. Los móviles han florecido y se han convertido en libros. Pequeñas vías de escape retro que vuelven del pasado para hacer soñar con otras vidas. De ayer… de siempre… y en auténtico papel.

Sin duda el metro de Madrid es camaleónico. Cuando “me lo presentaron” había risas, música, color… después llegó el gris, el silencio y la tristeza… Ahora veo que vuelven los libros. Que vuelven los sueños.

Es una señal. No está todo perdido.

2 comentarios

  1. Es difícil juzgar las caras en el metro. A veces parecen tristes, otras alegres, y otras… En realidad leemos nuestras propias emociones y vemos lo que queremos ver.

    Voy poco en metro, pero durante algún mes (hace poco) lo he cogido más y me sorprendió el horrible ajetreo matutino y las malas caras. Luego me empezaron a parecer normales. Supongo, que al acostumbrarme me convertí e un uno más y todo me parecía normal 😉

    1. ¿Es posible (y estoy elucubrando) que todos seamos superfelices y estemos disimulando poniendo cara triste mientras observamos a los demás? El caso es que… «esa normalidad» que ahora damos por buena, se vuelve más triste cuando, en otros metros del mundo ves y recuerdas en directo aquellas risas contagiosas que viajaban con nosotros, aquellos gritos que «nos molestaban» y echamos de menos, aquellas conversaciones que chismorrear… Snif, snif…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.